Menú Principal
22 de junio de 2022

Especialista del HHHA aclara dudas sobre la “viruela del mono”.

Actualmente se cuentan 3 casos en el país siendo uno de ellos de La Araucanía.


A pocos días de la que la autoridad sanitaria chilena, confirmara el primer caso de viruela del mono en La Araucanía, la médico infectóloga del Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena, Carla Concha Fuentes, explicó detalles importantes sobre esta nueva infección que, originalmente, se presentó en simios y otros animales, posteriormente se transmitió de los animales a las personas y luego se sumó la propagación de persona a persona.

De acuerdo a lo señalado por la especialista la infección es conocida desde 1958 por un virus llamado viruela símica. El cuadro clínico de la viruela símica se asemeja al de la viruela comúnmente conocida, aunque esta última se transmitía más fácilmente, tenía una mortalidad más frecuente y se declaró erradicada en todo el mundo en 1980. Sin embargo, aclaró que comparten muchas características; una de ellas es que ambas se propagan cuando las personas contagiadas tosen o estornudan lanzando gotas respiratorias, las costras de las lastimaduras y el líquido de las llagas que contienen el virus, pueden ser una fuente de transmisión, tanto directamente o por materiales contaminados como ropa de vestir o de cama. Ambas implican un contacto prolongado cara a cara entre la persona que tiene el virus y la que no. También el vínculo directo con el virus a partir de fluidos corporales o materia en lesiones, así como indirecto a través de la ropa. Pero, existe una diferencia clave: la transmisión de animales a humanos ya que el virus erradicado sólo se contraía entre humanos mientras que en la viruela del mono la transmisión también se puede dar de animal a humano, a través de mordeduras o arañazos o por la preparación de carne de animales silvestres, entre otras.

 Sospecha y/o Síntomas

La Dra. Concha aclaró que el antecedente de viaje internacional o contacto con viajeros en los 21 días previos al inicio de síntomas es de especial importancia ante los síntomas, pero su ausencia no descarta un caso sospechoso si presenta fiebre, malestar general, dolor en la zona lumbar, y “algo muy importante que distingue a la anterior viruela con la actual es que en esta puede haber aumento de volumen en el cuello o en otras zonas, por ejemplo, la axilar debido a la inflamación de ganglios, que pueden ser un poco dolorosos después comienzan a aparecer lesiones en la piel que en un principio son planas o rosadas, luego pasan a otra fase donde estas lesiones se ven muy marcadas, muy firmes al tacto y después se comienza a hundir (como un cráter) hasta que aparece la costra que luego se limpia. En todo este proceso, la persona puede contagiar”.

Diagnóstico

La confirmación de los casos se realiza con un examen de PCR pero, aclaró la infectóloga, se realiza sólo a quienes cumplen los criterios de sospecha y características de lesiones “ya que antes se deben descartar otros diagnósticos. En el Hospital contamos con las técnicas de testeo necesarias para tomar la muestra la que se extrae desde las lesiones de la piel (puede ser desde el techo o el líquido de las vesículas, pústulas y las costras secas). Se almacenan en un tubo seco, estéril y debe mantenerse en frío para ser trasladadas al Instituto de Salud Pública, quienes son los encargados de confirmar o descartar el diagnóstico”.

El malestar que ocasiona esta infección puede durar generalmente entre 2 a 3 semanas, es autolimitado por lo que no requiere manejo especial.

Revisa la entrevista completa “¿Qué sabes de la viruela de mono?”.