Menú Principal
24 de diciembre de 2020

Pausas activas en Laboratorio Clínico del HHHA aportan a una relajación necesaria en tiempos de pandemia.

Con el fin de contribuir al bienestar físico y emocional de los funcionarios del laboratorio clínico, que han estado sometidos a una alta carga laboral y extensos turnos en este tiempo de pandemia, la Unidad de Prevención de Riesgos del Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco, ha comenzado a ejecutar pausas activas saludables, a cargo de una profesional kinesióloga del Instituto de Seguridad Laboral.

Las pausas activas comenzaron en diciembre a solicitud del mismo laboratorio y cada una se divide en 3 etapas, la primera consiste en elongación, luego baile entretenido y termina con ejercicios de relajación. “La gente se va muy contenta ya que con esta intervención salen de su lugar de trabajo, bailan, se relajan y vuelven contentos a trabajar por lo que esperamos intensificar estas pausas incluyendo a otros servicios clínicos y no clínicos que requieran apoyo”, expresó la jefa de la Unidad de Prevención de Riesgos, Nataly Martínez.

En tanto, Nataly Pérez, ingeniera en prevención de riesgos de la misma unidad y responsable de la coordinación de las pausas activas, explicó que “con esto los funcionarios salen un ratito de su rutina en el área ergonómica, artística, pero también en salud mental ya que la contingencia ha hecho que tengan un trabajo bien estresante y, más allá del ejercicio, es el rato que se logra socializar de manera distinta con los compañeros de trabajo”.

Jacqueline Marileo auxiliar de laboratorio asiste a estas pausas activas desde el inicio, ya que ayudan y le parecen bien “en estos tiempos de tanto trabajo ayudan mucho, por lo menos en lo personal que estoy pasando por un momento difícil y nos hace bien a todos, salimos un rato de la rutina que tenemos del trabajo diario, que es harto y esto nos saca un poquito de eso. A nosotros nos ha hecho súper bien”.

La kinesióloga encargada de estas pausas activas, Andrea Riffo, hizo la diferenciación entre pausa activa y pausa saludable explicando que la primera realiza una activación muscular, articular y de la musculatura de extremidades superiores e inferiores. Mientras que la segunda, explica, van de la mano con la alimentación por lo que muchas veces hay una nutricionista y también un kinesiólogo pero se enfoca más bien en la alimentación correcta. “Esta pausa activa que realizamos son de 15 minutos, tiene varios beneficios principalmente a nivel cardiorespiratorio, a nivel psicológico, botan estrés y recargan energía” puntualizó.

Las pausas activas finalizaron esta semana con un promedio de asistentes de 15 a 22 personas, lo que deja muy satisfecho a sus organizadores y quienes, por lo mismo, ya iniciaron conversaciones, para continuar durante enero.